Energía mágica de los aceites esenciales femeninos

0
584

Energías femeninas espirituales y mágicas de los aceites esenciales

Lo que se entiende por esencia,
en el sentido puro utilizado por los alquimistas medievales,
por ejemplo, es la energía real, el “alma” de la planta.
Marguerite Maury

– Angélica: Cuando las cosas se pongan difíciles, con angélica lo lograrás. No resolverá tus problemas por ti, pero te ayudará a verlos bajo una nueva luz. Cambia la lentitud a la revitalización.

– Benjuí: Arropa y energiza. Para terminar tormentas. Escudo emocional. Abre el erotismo.

– Bergamota: Originalidad y persuasión. Hechiza la depresión y aviva la vida amorosa. Mitiga las crisis, ayuda a obtener lo que anhelas.

– Ciprés: Orgullo y enigma. Alivia la tristeza, pero es directo y franco. Te ayuda a defenderte por ti misma.

– Geranio:  Amabilidad y dulzura. Equilibra tanto los estados agresivos, como los pasivos. Crea armonía y buen humor entre ambos amors. Aleja la irracionalidad y el descontento.

– Hinojo: Ayuda a disfrutar ante cargas físicas. Ligereza. Conforta y aviva la personalidad.

– Jazmín: Poderoso. Seductor, levanta suave y sutilmente los estados de ánimo más oscuros. Fluidez vital. Calma ansiedades. Sedante y relajante.

– Lavanda: Acción estabilizadora de la psique. Es calmante, pero intuitiva, como una Mujer Sabia. Elimina las indecisiones y los conflictos emocionales.

– Limón: Intensamente agridulce. Te pone en acción, pero nunca con discreción. Fuerza para el ego lastimado. La sutileza no se aplica con el limón.

– Mandarina: Juventud, frescura y simpatía.  Sutilmente inspiradora y fortalecedora.

– Manzanilla: Disipa humildemente el nerviosismo y la ira. Crea estabilidad emocional, (nada puede preocuparte en el presente). Elimina eficazmente los restos emocionales del pasado.

– Mejorana: Redirige la energía amorosa, llevándote del miedo al amor. Alivia las heridas del corazón. Úsalo cuando necesites un abrazo, no amor. Calienta el resfriado emocional.

– Melisa:  Hechizo de felicidad. Suavidad y chispa vital.  Para el agotamiento mental y/o el letargo.  Aporta una potencia convincente.

– Naranja: Ilumina el día o la noche como un rayo de sol que calienta tu esencia. Es un aceite de refuerzo lleno de positividad y confianza.

– Neroli:  Intensamente femenino. Calma los estados emocionales negativos y redirecciona las energías. Es relajante, pero estimulantemente enérgico y optimista. Te ayuda a enfrentar el miedo emocional de manera positiva.

– Nuez moscada: Volatilidad y calidez. Provocativo y seductor, pero calmante y persistente. Disipa inquietudes emotivas.

– Pachulí: Terrosa y profunda. Estimula el sistema nervioso. Esplendor y contundencia.

– Petitgrain: Delicadeza y fuerza a la vez.  Para sentir de nuevo confianza ante traiciones. Calma la ira y restaura la fe. Fortalece positivamente.

– Romero: Elixir de Diosas. Estimula la sensibilidad. Aumenta la creatividad alejando el agotamiento y despertando metafísicamente el corazón.

– Rosa:  Brinda confort emocional y protege de la tormenta. Aumenta la sensualidad. Refuerza la confianza. Alegra el corazón. Calidez y misterio.

– Salvia: Seductora. Te embriaga y aporta euforia pero con profundo contenido vital. Calma la melancolía, la desconfianza y el estrés. Estimula tu amorosaidad.

– Violeta: Misterio místico. Ocultismo, persuasión y seducción. Ayuda a realzar tu potencial.

Anna Vijo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here