La Kundalini de la Tierra y la Cordillera de los Andes.

0
405

En su libro “Serpiente de Luz”, Drunvalo Melchizedek nos dice que la energia Kundalini de la Tierra es comparable a la del ser humano, ya que la Tierra y el cuerpo humano son casi idénticos desde el punto de vista de la energía. No sólo la kundalini es similar, sino que los campos energéticos Mer-ka-ba del planeta y del ser humano (cuerpo de luz) son exactamente iguales, a excepción de su tamaño proporcional. Cada uno de los campos geométricos electromagnéticos del Merkaba de la Tierra es idéntico al de cada uno de los seres humanos que la habita.

En nosotros, la energía kundalini nace en la base de la columna vertebral. Cuando esta energía asciende, cambia nuestra forma de ver o interpretar el mundo que nos rodea. Esta energía está relacionada con nuestro proceso de crecimiento espiritual.

La kundalini de la Tierra está conectada con el centro planetario. Tiene dos polos, uno es el centro mismo del planeta, y el otro se sitúa sobre la superficie. Se traslada por la Tierra igual que lo hace por el cuerpo humano. Es la conciencia de la Tierra misma quien decide dónde se ubicará. Cada 13.000 años la polaridad de la kundalini terrestre cambia al polo opuesto y simultáneamente, cambia su ubicación en la superficie de la Tierra. Este suceso está relacionado con el ciclo de precesión de los equinoccios.

Cuando la Tierra varía su posición con respecto al Centro Galáctico, también varía la ubicación de su kundalini. Esta energía está conectada con los corazones de toda la humanidad, da vida a la espiritualidad humana y ayuda a los seres humanos en su búsqueda de Dios.

El 21 de diciembre del 2012 el eje de la Tierra comenzará a apuntar hacia el Centro Galáctico. El “arribo” de la kundalini en su nueva ubicación, ya se produjo en el 2002.

Antiguamente tuvo su hogar en Lemuria, luego en la Atlántida, y en los últimos 2000 años estuvo en el Tibet, siendo este lugar el polo espiritual del planeta. Posteriormente fue trasladándose hacia la India, y siguió su movimiento hacia su nuevo hogar en las alturas de los Andes al norte de Chile. Esto marcará un despertar en las personas situadas en las cercanías del nuevo epicentro de reposo de la energía y envía una frecuencia a la red electromagnética que rodea al planeta. Las redes de conciencia se ven afectadas por la Madre Tierra. Finaliza un ciclo marcado por la crisis. Quienes responden a la transformación y entienden la transición sin sentir temor, conocen la clave para trascender desde una realidad a otra. Para el año 2012 ó 2013 esta luz espiritual femenina resultará manifiesta, y seguirá creciendo durante miles de años más.

No sólo habrá un cambio del poder espiritual del hombre a la mujer, sino también el traslado del poder espiritual desde el Tibet e India hacia Sudamérica, fundamentalmente a Chile, Perú, Bolivia y Argentina.

(del libro Serpiente de Luz, Drunvalo Melchizedek)

Las cadenas montañosas albergan vetas de minerales diversos, así como inmensos cristales de cuarzo. Los cuarzos tienen ciertas propiedades, una de ellas llamadas piezoelectricidad: reciben, almacenan, amplifican, focalizan y transfieren energía. Es por este motivo que son ampliamente utilizados en tecnología espacial, equipos audio-visual, relojes, micro-procesadores, rayos láser y hasta en micro cirugía.
Los cuarzos ubicados en estos portales andinos están recibiendo nuevas codificaciones permanentemente, necesarias para la ascensión planetaria. Estas codificaciones son almacenadas y re-transmitidas hacia todos los cuarzos de la cordillera, y luego son llevados por las líneas ley de la Tierra, formando una red. Las personas que tengan su campo energético preparado, recibirán en ellos estos códigos y despertarán a su misión.

Una gran transformación se acerca. Ocurrirán cambios geográficos, y muchas personas serán re-ubicadas.

Desde el centro de la Tierra se está emitiendo un pulso (o latido) para activar la energía de la kundalini en toda la cordillera. Ya que uno de los polos de la kundalini está en el centro terrestre, desde allí pulsa y envía ese pulso hacia la superficie. Este “pulsar” puede provocar terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, etc.

Este mismo pulso está siendo recibido por nuestra propia kundalini, provocando en muchas personas distintos trastornos en zonas de la columna y órganos asociados que no deben ser desatendidos (tanto a nivel médico como energético).

El hombre moderno olvidó su conexión con la Madre Tierra y su íntima comunión con toda la vida en ella. Gaia es una madre amorosa, y no tiene intención de lastimar a sus hijos. Ella está atravesando su propio proceso de ascensión, y nosotros lo estamos haciendo junto con ella, seamos concientes de ello o  no.

Si nos conectamos con Gaia desde el corazón y fluímos con el cambio en lugar de resistirnos a él, estaremos en condiciones no sólo de anticipar y prevenir sucesos que puedan resultar caóticos, sino también de ayudar a la Tierra, al mismo tiempo que vamos siendo transformados y nos vamos adaptando a lo nuevo.

Nuestro planeta está cambiando, y la galaxia entera está atravesando un salto iniciático. Podemos vivir este momento como el más grandioso de la historia, con gozo y alegría en el corazón frente a la posibilidad de crear un planeta armonioso en una vibración más elevada, o llenarnos de miedo por lo que vendrá, y de angustia por querer aferrarnos a lo viejo que se está disolviendo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here